Quién soy

¿Quién soy yo?

Hola! Antes de nada, permíteme darte las gracias porque es una gran satisfacción personal que visites mi página web.

Me llamo Donatella Canetti y regento un puesto de comida tradicional italiana. Puedes encontrarme en el Mercado Municipal de Morro Jable. Estoy allí desde noviembre de 2016.

Donatella Canetti

Entiendo la comida sana como aquella cuya elaboración se sostiene sobre dos pilares fundamentales:

  1. Hay que utilizar ingredientes frescos y saludables.
  2. Debemos destinar grandes dosis de paciencia y dedicación.

Por tanto, la comida sana existe sí y sólo sí la verdura, la pasta, el pescado o la carne se encuentran en óptimas condiciones y, además, se cocinan con el corazón. Eso supone prestar atención a las formas y cuidar al mínimo cada uno de los detalles.

Guisar, aderezar, aliñar, condimentar… Su aprendizaje implica bastante tiempo y esfuerzo, aunque he de confesarte que hubo una persona clave que me contagió la pasión por la comida artesanal: Mi madre.

 

Cómo me sedujo la cocina desde que era niña

 

Recuerdo que mi pasión por la cocina sana se despertó siendo yo bien pequeñita. Mi madre era chef en un prestigioso restaurante en Roma y solía llevarme al trabajo los sábados, puesto que no podía dejarme con ningún familiar para que me cuidase.

Apartada en un lateral de la cocina y sin molestar, permanecía callada y apreciaba todo lo que allí sucedía: El equipo de camareros entrando y saliendo constantemente con bandejas repletas de comida, el cuerpo de cocineros concentrado al completo, confeccionando minuciosamente sus platos unos, pegados a los fogones otros…

… Sus manteles, sus gorros, sus cacerolas y, ante todo, mi madre: Me embelesaba su actitud en la cocina.

Ya de regreso a casa, una vez finalizada la jornada laboral, continuaba aprendiendo de ella aunque, aquí sí, yo podía practicar con los fogones: Recuerdo nuestras figuras, sentadas frente a frente, pelando pacientemente las papas, controlando el chisporroteo del aceite caliente mientras rehogaba la cebolla, el ajo y el pimiento…

Aún percibo el aroma que desprendían aquellas guarniciones perfectamente elaboradas y, sobre todo,  la exquisita presentación de aquellos platos.

Siendo ya adulta, los motivos laborales me obligaron a hacer grandes desplazamientos. Viajé mucho por distintos países. Tras salir de mi Italia natal, trabajé en Reino Unido, en Austria, en Francia y, finalmente, el amor de mi vida, Felipe, hizo que Fuerteventura fuese mi hogar desde hace 16 años.

Objetivo: Ser mi propia jefa

 

En agosto de 2016, y tras haberlo meditado concienzudamente, me despedí del puesto que venía desempeñando desde hacía años como dependienta en una tienda de souvenirs.

Sabía que lo tenía completamente claro. Estaba dispuesta a montar, por fin, mi propio negocio y continuar la tradición, haciendo lo que me dicta el corazón:

Elaborar comida artesana para que disfrutes de la gastronomía tradicional italiana en tu mesa. 

Supongo que la pregunta que te viene a la cabeza en este mismo instante es ¿Por qué demonios hiciste eso? ¿Dejaste un puesto de trabajo fijo y emprender con la que está cayendo? Sí, así fue.

En definitiva y sin rodeos: Hay que escuchar al corazón y conocer el propósito por el que estamos aquí ¿El mío? Muy simple: Estoy aquí porque quiero cocinar para tí.

Me hace descansar mejor saber que te ayudo a llevar un estilo sano de vida

 

Considero que mi cocina nos puede ayudar, a tí y a mí, a mejorar en ese estilo de vida sano. Aquel que nuestras madres nos supieron inculcar.

Una alimentación adecuada es la base fundamental. Lo podremos complementar practicando ejercicio con regularidad, haciendo meditación, reiki, yoga…

Conocerás la expresión de Hipócrates:

“Que tu alimento sea tu medicina, que tu medicina sea tu alimento”.

Yo la sigo a rajatabla, y la experiencia me lo demuestra.

Si algo me motiva verdaderamente es saber que te ayudaré a disfrutar de la buena gastronomía y por ello publico todas las semanas un artículo con mi punto de vista sobre la gastronomía italiana. Estaré encantada de atenderte a través de la Tienda Online, el Blog o que me escribas tus impresiones por correo electrónico.

A la espera de tus gratas noticias, me despido atentamente,


Donatella